La paradoja de Zenón



Zenón de Elea, discípulo de Parménides, negador de que pudiera suceder algo en el universo.

Una edición de 14 pruebas de estado y un molde roto.
Parafina pigmentada de 9 x 13 cm. y matriz de yeso.


... Aquiles, símbolo de rapidez, tiene que alcanzar la tortuga, símbolo de morosidad. Aquiles corre diez veces más ligero que la tortuga y le da diez metros de ventaja. Aquiles corre esos diez metros, la tortuga corre uno; Aquiles corre ese metro, la tortuga corre un decímetro; Aquiles corre ese decímetro, la tortuga corre un centímetro; Aquiles corre ese centímetro, la tortuga un milímetro; Aquiles el milímetro, la tortuga un décimo de milímetro, y así infinitamente, de modo que Aquiles puede correr para siempre sin alcanzarla. Así la paradoja inmortal.

La perpetua Carrera de Aquiles y la tortuga. J.L. Borges.






Esta pequeña pieza, conjunto de similitudes y diferencias, es probablemente la más sencilla que he realizado hasta ahora, además de una total declaración de intenciones: una representación de lo que es para mi la imposibilidad de la representación. La imposibilidad de concreción. La paradoja en acción.
Una prueba de estado implica, por definición, búsqueda y acercamiento a una obra determinada. Es sin embargo, en el acuse de la repetición, que suceden dos cosas; primero, la desvirtuación de la matriz físicamente; segundo, que cada variación formal fruto de la interacción con el objeto, se contiene en el propio objeto y en sus consecutivos, siendo así imposible la materialización de dos objetos iguales, menos de una serie.
Podríamos decir así, que a medida que avanazamos al objetivo de nombrar el primer número de una edición final, más alejados estamos de la obra misma, pues solo en el hacer ha sido modificada física y conceptualmente.
Así es que aunque apariencia simple sea la única obra que haya logrado finalizar, tal vez porque nunca ha llegado a ser.