Auspacken


Estoy desempacando mi biblioteca. Así es.Todavía no se encuentra en los estantes, todavía
no exhala, el silencioso tedio del orden.Tampoco puedo recorrer sus estantes y, acompañado
de algún oyente amigo, inspeccionarlos cuidadosamente. A ustedes nada de esto tiene que preocuparles. En cambio, voy a pedirles que juntos nos traslademos al desorden de cajones
de madera recién abiertos, al ambiente saturado de polvo, al suelo cubierto de papeles rotos, entre pilas de libros que vuelven a ver la luz después de dos años de oscuridad, y así poder compartirles algo del estado de ánimo —nada elegiaco, más bien curioso— que estos libros despiertan en un verdadero coleccionista. Pues les está hablando un verdadero coleccionista, y, al fin y al cabo, no lo hace más que de sí mismo...
...Toda pasión linda con el caos, pero la de un coleccionista linda con el caos del recuerdo.
Más que eso: en el habitual desorden de estos libros también están patentes el azar, el destino,
y tiñen mi mirada de los colores del pasado. Pues ¿qué es una colección sino un desorden tan familiar que llega a adquirir la apariencia de orden?

Desempacando mi biblioteca. Un discurso sobre el coleccionismo
Walter Benjamin

Si quieres saber más y tienes la contraseña, pulsa aquí